Aviso a navegantes y correo

Esta es la bitácora de un culé. Así que verán ustedes mucha pasión blaugrana y aunque se pretenda ser objetivo, es posible que haya poca, por no decir nula, imparcialidad. También verán las neuras que acompañan al ser aficionado de un equipo, como son las puyas, sornas e inquinas contra los rivales.
Pero lo que también verán es respeto. No verán insultos ni descalificaciones. Visión sesgada, posiblemente. La paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, muy probable. Pero esto no deja de ser un juego y aquí no hay enemigos, sino rivales.
Por ello, aunque no he habilitado moderación de comentarios, para facilitar las cosas a los pocos visitantes que uno pueda tener, no dudaré en empezar a editar o incluso suprimir todo aquello que huela a odios irracionales e insultos y faltas de respeto innecesarios. No me molesta en absoluto perder visitantes que hagan del insulto su bandera. No hago este blog para engordar una lista de visitas. Escribo aquí para hablar de algo que me apasiona, el fútbol, con gente con la que se pueda discutir tranquilamente, incluidos los que no estén de acuerdo conmigo.
Tampoco se admitirá propaganda de sitios web, a no ser como enlace que ilustre alguna opinión sobre los posts enviados.
Que quede bien clarito.

Por lo demás, expresen en los comentarios sus opiniones, ruegos o quejas, o si lo prefieren, envíenmenlas aquí.

Copyright

Creative Commons License
Blog Tant se val d'on venim por Jordiasturies está bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Pueden ustedes citar textos, pero por favor mencionen autor y/o procedencia. Algunas imagenes usadas son propias, la mayor parte proceden de fuentes diversas. Se publican aquí con el único ánimo de animar la discusión y el debate. Con todo, serán retiradas si el propietario de las mismas lo considera necesario.

Suscripción

Suscripción
Pulsa la imagen para suscribirte.

El que busca, encuentra

Jordiasturies pulula por...

Mi foto
Gijón, Asturias

Mi lista de blogs

Frases para no olvidar

"¿Hay algo peor para un madridista que presenciar este recital de fútbol?"

Feliciano López, tenista y madridista, 29-5-2011

(Uno que no es del sector mourinhista. Menos mal. Igual aún hay esperanza para ellos.)

Portadas

¿Pidiendo lo imposible?

Seguidores

Tengo un pálpitu

Tengo un pálpitu
Pa echáse unes rises... si fante ilusión les olimpiades n'Asturies, clica la imaxen, oh...

Pocas frases resumen, en mi modesta opinión, los últimos años de historia de la humanidad como la inmortal cita del personaje de cómic de Ivá, Makinavaja, cuando decía “En este mundo podrido y sin ética, a las personas sensibles sólo nos queda la estética”. (Bueno, habría otra, la del tango de Discépolo, “Siglo veinte cambalache, problemático y febril”… pero estoy divagando). La cuestión es que a falta de profundidad y actitudes honestas, lo que nos queda es esperar que la porquería, al menos, quede bonita.

Viene esta rebuscada introducción a cuenta de los halagos sin cuenta que está recibiendo el Barça a raíz de su victoria ante el Bayern de Munich. Como decía ayer, todos los culés estamos en una nube ante el juego de nuestro equipo, pero, cual ave de mal agüero, también recordaba que aún no se ha ganado nada, que este nivel de excelencia, a día de hoy, aún no nos garantiza el triunfo en ninguna de las tres competiciones en las que estamos en liza. Aunque el hecho de estar en pie en las tres sea un logro suficiente… por ahora.

Así que en el momento actual nuestro mayor triunfo es la estética. El Barça es admirado por todo aquel que tiene una mínima sensibilidad futbolística. Pero ¿nos basta? Por supuesto que no. Para final de temporada queremos títulos. Sin embargo, en el ADN culé, desde los años setenta (o antes, si hacemos caso a los que recuerdan las maravillas que ofrecieron Kubala o Luis Suárez, por ejemplo) existe un gen que dice que al Barça no le basta ganar, si no que debe hacerlo jugando bien.

De ahí que todo gire en torno a un irrenunciable sistema ofensivo en el que los medios deben ser muy creativos para proveer de juego a unos delanteros muy poco al uso, más creadores que definidores. Esto es muy difícil de conseguir, porque los jugadores que encajen con la calidad mínima en este esquema son escasos. Pero cuando las piezas encajan, el resultado es sublime.

Por tanto, a aquellos, empezando por uno mismo, que aún dudamos y tememos que, a pesar del juego desplegado, el trabajo aún está por terminar, habría que recordar que el Barça ha ganado, y deleitado, cuando ha sido fiel a estos principios: el cuatrienio triunfante de Cruyff entrenando, la primera etapa de Van Gaal, los primeros años de Rikjaard. En esos momentos se juntaron los elementos necesarios para que los blaugranas marcaran épocas gloriosas. Hay que recordar, además, que tres de las ligas del Dream Team se ganaron con apuros, a última hora, algo que sin duda firmaríamos, si no quedara más remedio, este año.

El Barça, pues, apuesta por la estética, porque no sabe jugar de otro modo. Cuando tienes a un equipo de artistas, la especulación suele dar mal resultado. Repito, todos firmaríamos ganar la Liga en la última jornada, una final de Chamions y la final de Copa con el tópico penalty del último minuto… Pero tendríamos la satisfacción de saber que, además, habríamos llegado ahí ofreciendo el mejor fútbol del año.

Hasta ahora hemos llegado a nuestra posición privilegiada jugando bien, sin concesiones al resultadismo. La estética del juego está ganando a la ética de los triunfos sin brillo. Quedan por delante dos meses clave en los que, salvo desfondamiento físico o lesiones, todo indica que la situación puede continuar así. No hemos ganado nada aún, pero estamos en el buen camino.

Y si en el peor de los escenarios posibles, al final todo se perdiera… ¿nos bastaría ese consuelo de pensar que durante siete meses el Barça fue el representante de una forma diferente, idealista de concebir el fútbol? ¿nos bastaría, como personas sensibles que somos, refugiarnos en el aforismo de Makinavaja? ¿Recordaríamos con nostalgia el paraíso perdido? No sé como llevaríamos esa pérdida… si me permiten otra cita, para confirmar mi imagen gafapasta e intelectualoide, al final del musical Camelot, cuando ese sueño de un mundo justo se viene abajo, los personajes principales cantan estos versos: “Que nunca se olvide que una vez existió un lugar, durante un breve y refulgente momento, que se llamó Camelot”. Evidentemente, flaco consuelo es para los protagonistas de esa historia, igual que flaco consuelo sería para nosotros los culés ver que toda la excelencia ofrecida hubiera servido de poco…

Por todo ello, disfrutemos de lo que tenemos ahora, vayamos partido a partido con ilusión, pero sin euforias, no caigamos en los errores de otros que se creían con todo ganado… Esperemos que la estética siga dándonos alegrías en forma de victorias que poco a poco vayan construyendo un final de temporada histórico… Que no sólo nos quede la estética, si no también la satisfacción del triunfo.

Adeu i bona sort.


2 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

Hay que tener los pies en el suelo, nada de ver todo ganado.

Saludos.

Damsam dijo...

Como no puede ser de otra forma, estoy totalmente de acuerdo contigo.

Un abrazo,

Damsam

www.elbanquillovisitante.com

¡También en Facebook!

"Twitteando"...

Se ha producido un error en este gadget.

Mejores tiempos pasados

BlogUpp!