Aviso a navegantes y correo

Esta es la bitácora de un culé. Así que verán ustedes mucha pasión blaugrana y aunque se pretenda ser objetivo, es posible que haya poca, por no decir nula, imparcialidad. También verán las neuras que acompañan al ser aficionado de un equipo, como son las puyas, sornas e inquinas contra los rivales.
Pero lo que también verán es respeto. No verán insultos ni descalificaciones. Visión sesgada, posiblemente. La paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, muy probable. Pero esto no deja de ser un juego y aquí no hay enemigos, sino rivales.
Por ello, aunque no he habilitado moderación de comentarios, para facilitar las cosas a los pocos visitantes que uno pueda tener, no dudaré en empezar a editar o incluso suprimir todo aquello que huela a odios irracionales e insultos y faltas de respeto innecesarios. No me molesta en absoluto perder visitantes que hagan del insulto su bandera. No hago este blog para engordar una lista de visitas. Escribo aquí para hablar de algo que me apasiona, el fútbol, con gente con la que se pueda discutir tranquilamente, incluidos los que no estén de acuerdo conmigo.
Tampoco se admitirá propaganda de sitios web, a no ser como enlace que ilustre alguna opinión sobre los posts enviados.
Que quede bien clarito.

Por lo demás, expresen en los comentarios sus opiniones, ruegos o quejas, o si lo prefieren, envíenmenlas aquí.

Copyright

Creative Commons License
Blog Tant se val d'on venim por Jordiasturies está bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Pueden ustedes citar textos, pero por favor mencionen autor y/o procedencia. Algunas imagenes usadas son propias, la mayor parte proceden de fuentes diversas. Se publican aquí con el único ánimo de animar la discusión y el debate. Con todo, serán retiradas si el propietario de las mismas lo considera necesario.

Suscripción

Suscripción
Pulsa la imagen para suscribirte.

El que busca, encuentra

Jordiasturies pulula por...

Mi foto
Gijón, Asturias

Mi lista de blogs

Frases para no olvidar

"¿Hay algo peor para un madridista que presenciar este recital de fútbol?"

Feliciano López, tenista y madridista, 29-5-2011

(Uno que no es del sector mourinhista. Menos mal. Igual aún hay esperanza para ellos.)

Portadas

¿Pidiendo lo imposible?

Seguidores

Tengo un pálpitu

Tengo un pálpitu
Pa echáse unes rises... si fante ilusión les olimpiades n'Asturies, clica la imaxen, oh...
Habiendo pasado un tiempo prudencial, habiendo visto el intercambio de golpes dialécticos posterior al partido (los golpes reales se habían repartido durante el mismo partido) por parte de jugadores, técnicos, directivos, periodistas y aficiones, convendría sentarse tranquilamente. Y para empezar, ver si conocemos el reglamento para intentar analizar la jugada de todas las discordias, la que ha abierto la enésima caja de Pandora del bestiario mourinhista...

Se habla de que fue una tarjeta "injusta". O sea, que no debería haber sido mostrada. Otros hablan de que fue "rigurosa". Exagerada, vaya. Que la acción era más de tarjeta amarilla.

Veamos lo que dice la FIFA en su reglamento del fútbol, en este enlace, apartado "Infracciones sancionables con una expulsión":


Un jugador, un sustituto o un jugador sustituido será expulsado si comete una de las siguientes siete infracciones
  • ser culpable de juego brusco grave
  • ser culpable de conducta violenta
  • escupir a un adversario o a cualquier otra persona
  • impedir con mano intencionada un gol o malograr una oportunidad manifiesta de gol (esto no vale para el guardameta dentro de su propia área penal)
  • malograr la oportunidad manifiesta de gol de un adversario que se dirige hacia la meta del jugador mediante una infracción sancionable con un tiro libre o penal
  • emplear lenguaje ofensivo, grosero u obsceno y/o gestos de la misma naturaleza
  • recibir una segunda amonestación en el mismo partido 
 Obviamente, lo que aplicaría en este caso sería alguno de los dos primeros supuestos, el de "juego brusco grave" o el de "conducta violenta". Sigamos viendo lo que dice FIFA. En el epígrafe del reglamento titulado "Interpretación de las reglas de juego", regla 12 (ojo, enlace a un pdf), se dice que "Un jugador será culpable de conducta violenta si emplea fuerza excesiva o brutalidad contra un rival sin que el balón esté en disputa entre los dos." No parece que se pueda basar la tarjeta roja en conducta violenta de Pepe, porque el balón sí estaba en disputa entre los dos jugadores. Veamos, pues, lo que menciona poco antes sobre juego brusco grave:

Un jugador será culpable de juego brusco grave si emplea fuerza excesiva o brutalidad contra su adversario en el momento de disputar el balón en juego.

Una entrada que ponga en peligro la integridad física de un adversario deberá ser sancionada como juego brusco grave.


Todo jugador que arremeta contra un adversario en la disputa del balón de frente, por un lado o por detrás, utilizando una o ambas piernas con fuerza excesiva y poniendo en peligro la integridad física del adversario, será culpable de juego brusco grave.


Aquí está la madre del cordero, ¿verdad? Como se ve en la miríada de vídeos y fotos de la jugada en cuestión, Pepe entra a Alves con los tacos por delante y a media altura de la pierna del blaugrana, mirando claramente a otro lado como desentendiéndose de lo que pudiera pasar. Para mí, y por lo que se ve para el asistente que reclamó la atención del árbitro, hubo claramente "fuerza excesiva y brutalidad", y "se puso en peligro la integridad física del adversario", porque de haber acertado plenamente Pepe en la pierna de su rival, la lesión habría sido de órdago.

Lo problemático es que según algunas tomas de la jugada, y, sobre todo por el hecho de que Alves se reincorporó más tarde al partido sin aparentemente graves secuelas, es posible que no hubiera contacto o que éste fuera leve. A este clavo se agarran los defensores de la "injusticia" de la decisión arbitral para decir que no debería haber habido tarjeta alguna, o que al menos, aquí entrarían los que hablan de "rigurosidad", como mucho debería haber habido amonestación o tarjeta amarilla.

Y yo, arrimando el ascua a mi sardina, pero basándome para ello en el reglamento, les contesto que esa supuesta ausencia de contacto no exime al infractor del reglamento. Si en una de mis clases un alumno intenta abofetear a un compañero, no consiguiéndolo porque alguien le detiene, o porque su víctima esquiva la bofetada, la acción es lo suficientemente grave como para tomar una medida disciplinaria fuerte. Pepe hace juego brusco grave, incluso aunque no tocara (algo discutible) al rival. Y debe ser sancionado por ello. Con tarjeta roja si el árbitro decide aplicar el reglamento al pie de la letra.

Pero es que además el propio reglamento de la FIFA nos da una clave. Con anterioridad a los textos citados, en el apartado referente a "juego peligroso", se nos dice que "Jugar de forma peligrosa no implica necesariamente un contacto físico entre los jugadores." Evidentemente, no es lo mismo este lance, una acción individual que inconscientemente pueda perjudicar a los jugadores cercanos, que el que nos ocupa, una acción brusca deliberada en la disputa de un balón. Pero parece haber una misma filosofía en la sanción de ambos tipos de jugadas: si no hace falta que el jugador golpee o incluso lesione a un rival para que se sancione el juego peligroso, tampoco hace falta el contacto físico o el percance grave del rival para que se interprete que ha habido un juego brusco que pusiera en peligro la integridad física de otro jugador.

Conclusión: los árbitros no hicieron más que aplicar a rajatabla el reglamento. ¿Que pudo haber interpretado que la acción no fue tan grave y sancionarla con una amarilla? Pues también, y ninguno podríamos habernos quejado demasiado.

Con todo, usar el hecho de que fuera duro en la aplicación de las reglas como prueba de un "robo" es indigno. Como tantas cosas de la rebautizada central lechera y de los que atienden sus cantos de sirena. Hubo una entrada dura, con los tacos por delante en dirección de la pierna de un rival. Al árbitro correspondía dirimir la sanción, y el reglamento le amparaba en su decisión.

Por supuesto, lo que es indiscutible es que esa expulsión terminó de decantar el partido hacia los blaugranas. Y otras quejas madridistas, como las de que contra diez es más fácil jugar, que sin Pepe los centrocampistas culés se sintieron menos agobiados, son irrefutablemente ciertas. Como acertado es decir que con esa expulsión se "mató el partido".

Pero algunos se equivocan al apuntar al "asesino del partido". El "criminal" no fue Stark y sus ayudantes, sino Pepe. El trencilla fue juez y verdugo, eso sí. Según el color de tus gafas podrás aplaudir su decisión o poner en duda lo adecuado de su sentencia, pero el "crimen" estuvo ahí.

Como no, los crímenes y los criminales dan asco. Pero no es, evidentemente, el "asco" que Mourinho dice sentir. En su vergonzosa presentación ante la prensa, afirmó sentir "asco" de esta vida, en un alarde de soberbia repugnante, y que le daría "asco" haber ganado Champions como la ganada por el Barça. Y aquí digo que el señor Mourinho miente. Porque él ha ganado Champions en las que ha pasado lo mismo que le pasó al Barça, Champions en las que hubo decisiones arbitrales erróneas que beneficiaron a sus equipos. Y estoy seguro de que él lo sabe, y no siente ningún asco por ello.

Tiene Mourinho el derecho de quejarse de los errores arbitrales, o de lo que él considere error arbitral, que le perjudiquen. Igual que lo tenemos todos, merengues, culés, colchoneros, sportinguistas, periquitos, txuri urdin y demás peña futbolera, desde el primer aficionado al último utillero pasando por los técnicos y directivos de más pedigrí.

Pero a lo que no debía tener derecho es este discurso llorón, manipulador y tergiversador, desconocedor de todo lo que es el respeto a las personas, sociedades o instituciones. La lista de sus "víctimas" a lo largo de esta temporada no ha hecho más que aumentar, y en el desprecio y odio que está creando hacia su persona está arrastrando a un Real Madrid que, si quiere mantener su prestigio como institución, debería pararle los pies o directamente desvincularse de él. A no ser que, como ha estado haciendo esta temporada, le dé sus bendiciones y decida unir su destino al de este ínclito personaje y hundirse con él.

Todo esto es lo que da realmente asco.

Mejor con mayúsculas. ASCO.

Adeu i bona sort.

7 comentarios:

Javier Sabaté dijo...

Muy oportuna y completa revisión del reglamento.
Cada día alucino más con la falta de respuesta a informaciones sesgadas. ¿Si todo el mundo sabe qué lo que cuenta es la intencionalidad, por qué se fomentan estas polémicas tóxicas?
Tu lo has dicho: ASCO.

Wembley dijo...

Esta digestión se les está haciendo pesadita.

Lo peor es que han perdido el norte definitivamente y veo muy difícil que vuelvan al sentido común.

Desde Poqué hasta Floper se han acabado creyendo sus propios personajes y viven en una burbuja de esperpentos delirantes, con toda la caverna en una frenética huida hacia delante que no solo mancha al Barça, sino a la LFP, a la UEFA, al arbitraje, a las competiciones, a jugadores, al fútbol en general; y lo que más me alegra es que solo han perdido un partido y están dejando al madriz como un equipo rastrero, manipulador, deshonesto, sucio y mal deportista a los ojos del mundo. Tardarán años en limpiar su propia mierda.

Ay Madrid, quién te ha visto y quién te ve. "Cuando pierde da la mano". Y el próximo miércoles a hablar de fichajes y señorío.

Que les den.

Wembley dijo...

Por cierto, 0-2.

Como dijo Roncero a D'Alessandro en la única ocasión que ví punto farlopa (tras esto apagué): pero qué quieres hombre, hablar de fútbol, no jodas.

Wembley dijo...

En esta espinosa situación yo haría lo siguiente:

1.- Rueda de prensa de Pinto, titular mañana, diciendo:

"Pido disculpas a la afición, al Madrid y en especial a Arbeloa por mi comportamiento del miércoles, que no fue adecuado. Reaccioné en caliente debido a las muchas infracciones que estaba cometiendo Arbeloa, pero no tiene justificación mi comportamiento, del que me arrepiente. Asumiré la sanción que me impongan sin rechistar.

Ante Chendo no me disculpo ya que fue él quién me agarró por el cuello, no con intención de separar, sino de agredirme."

2.- Pasar de este tema, del que ya se ocuparán directivos y jurídicos del club. Partita finita. Ahora la Liga.

Y que sigan aullando las fieras del circo. Me da que la UEFA serán las arenas movedizas de Mou, cuanto más se agite más se hundirá; lógicamente no le pueden consentir que desprestigie la competición con acusaciones de amaño y, o lo joden bien, o se les irá de las manos el negocio, pues es difícil vender una competición amañada (mira por donde de aquí puede salir una liga europea dependiendo de la reacción de UEFA).

Ganando a la Real, que ha bajado mucho en la segunda vuelta, estamos a un pasito de la novena copa de Pep.

Y ya me callo, que parece que estoy escribiendo una novela por entregas, un trozo en casa, otro en el curro.

jordiasturies dijo...

Javier, ahí está el problema. Se han agarrado a la posibilidad de que Pepe no haya tocado a Alves y con este cuento están haciendo que la gente olvide el reglamento, que es el que ampara la decisión del árbitro. Ellos lo saben, por eso lo ocultan.

Wembley, tienes razón. En cuanto a los pasos que sugieres, con una posible declaración de Pinto y todo eso... pues bueno, sería un detallazo. Pero no lo veo yo...

jordiasturies dijo...

Por cierto, si uno fuera creído, y si no fuera porque el reglamento está ahí en Internet, para cualquiera que quiera leerlo y usarlo... uno pensaría que en EMD se leen este blog hehehe...

http://www.mundodeportivo.com/20110430/real-madrid/pepe-bien-expulsado_54147546731.html

Javier Sabaté dijo...

No lo dudes, Jordi.

¡También en Facebook!

"Twitteando"...

Se ha producido un error en este gadget.

Mejores tiempos pasados

BlogUpp!